No solo zapateros, también logramos administrar una bonita historia, ofreciendo únicamente lo que somos capaces de generar con nuestras manos y en nuestro espacio.